,

,

24 jul. 2013

Y allí estaba sin más, desnudó cada centímetro de sueño y esperanza en aquel momento. Las miradas no se encontraron rápidamente, era difícil obligar a que algo suceda...
Era muy intimidante la sensación que recorría el cuerpo cuando se entregaba lo último -esa vez, de su boca no salió un suspiro-  Siempre se había visto capaz de seguir adelante, pero por muchas razones y sin ninguna, aquella noche todo fue diferente.

 A veces... duele demasiado imaginar un no como respuesta.