,

,

6 nov. 2014

Alma.Vino.Sangre

Irradían frío hacia mis venas débiles que lentamente se desvanecen,
noches así desearía que mi corazón no latiera.
Toco las cuerdas, se me eriza la piel
y cierro los ojos para poder suspirar.
Algo entro aquí, danzando a  mi alrededor
un viento me rasguña la espalda, duele y grito.

Lagrimas de sangre surcando mi rostro
como el oleaje del mar en un río.
Sí,
volvería a tocar las cuerdas solo para sentir tu presencia.
Sangra, agrada y no estoy sola. Idiota.

5 sept. 2014

Alejando-nos

Y mi cuerpo grita por dentro,
saciando la sed de placer,
es como tocarte para morir allí
dentro de tu piel
para que mis sentidos repudien la tristeza,
la desolación.
Dormir en tus labios,
diez segundos o toda la vida,
pero quiero dormir en tus labios.
¿Cuándo podré mirarte otra vez?
tus dedos haciendo fricción con mi pelo,
se convierte en anhelo
no alcanza a ser un sueño
Y entonces, solo queda suspirar
abrir los ojos para darme cuenta...
que tu boca duerme con alguien,
y mi placer solo muere conmigo,
en aquella habitación donde
tu perfume es el rocío de mis mañanas,
el recuerdo y mi sombra.
Nada más

17 ago. 2014

"Ojala estuvieras aquí ahora. Me gustaría ponerte los nuevos cantautores que he descubierto. Casi todos ellos siguen hablando de ti. Arrancar a mordiscos las hojas de tu pijama otoñal. Romperte otro botón de alguna blusa. Despertarme a tiempo para ver una vez más, que es igual de sensual ver como te desnudas, que contemplar como te vistes. Calentarte los pies bajo la cama, besarte mucho, tanto, que no sepa cuando te beso o cuando me estoy besando. Acariciarte con las yemas de los dedos la espalda hasta que bosteces, que el aire que te sobra, aún es el aire que me falta. Y ver como tus zapatitos rojos te esperan en el umbral de la puerta.Y sentirte regresar buscando en mi piel el exilio de ti misma. Que me mordieras la boca como entonces, para sembrar la duda, si dolías más cuando estabas en mis labios o cuando los dejabas sin ti. Y tumbarnos a ver pasar las nubes, sin que pasara el tiempo, recordar que siempre tuvimos veintisiete años, que jamás hubo un reloj que se atreviera a decirnos lo contrario, ni calendario que marcara otras estaciones distintas a las que pactamos en el primer abrazo."
(Ernesto Perez Vallejos.)

13 jul. 2014

El vacío ahora se aferra a la soledad para hacerle compañía, todo eso pasa aquí dentro, despertando remolinos de sensaciones, especulaciones y tristes realidades.
El vacío ahora es un abismo entre tus brazos y los míos, tu llanto mi contemplación, pero me alejo cortando aquel hilo, que entre inmensos surcos de tristeza, formó un puente de cristal completamente destructible.

Lejos nuevamente, aún estando cerca.